Un poco de historia

Un poco sobre Medicina Tradicional China

La Medicina Tradicional China es un precioso legado de los antepasados con una proyección permanente en el presente y, en ese sentido, representa una opción necesaria ante los severos problemas de salud de la humanidad. La prevención, tratamiento, enfermedad y postulados de salud, no son en ningún caso un enfrentamiento en la medicina occidental. Cuando así ocurre es debido a la poca formación del médico occidental y a un fuerte contingente de prejuicios nacidos de la ignorancia y otros intereses. En la actualidad, en La República Popular China, la permanente colaboración de ambas ópticas ha posibilitado un sinfín de trabajos de investigación y una apuesta en común para hacer del sanador un servidor de la salud con todos los elementos que hoy dispone la humanidad.

La Medicina Tradicional China (MTC) en sus lejános orígenes de más de 5000 años, ha confirmádo con sus evidéncias clínicas su eficacia. La OMS hace la oportuna recomendación en su empleo y concretamente la Acupuntura esta considerada patrimonio de la humanidad.

En el estudio de la MTC encontramos que:

  • No es una medicina y si una tradición.
  • No es especificamente China, dada su antiguedad se refiere a todo oriente.
  • Es todo un tratado de como vivir la vida.
  • De esa concepción surge la idea de como prevenir la aparición de enfermedades.
  • Luego, cercano a nuestras épocas, el modo de tratar las enfermedades.

Según estos conceptos, el hombre es propenso a enfermar porque no sabe vivir la vida y disfrutarla, porque ha perdido esa conexión, ese intercambio con el entorno y con el universo. En este sentido la MTC surge como necesidad de situar al hombre en su verdadera dimensión. Por eso en su origien se dedica fundamentalmente a la prevención.

Parece que el hombre como especie se va deteriorando, está cada vez más enfermo y a mas temprana edad y cada vez son más sofisticados los sistemas de diagnóstico y los abordajes terapéuticos. El modelo de «hombre económico», con el dinero y el poder como dioses, no es compatible con la vida «normal», armoniosa y sin enfermedad. Mientras no cambie el concepto de hombre como una realidad económica seguirá desarrollandose la especie bajo el signo de la enfermedad. La disminución de la capacidad reproductora, el aumento de las enfermedades autoinmunes, autoagresivas, congénitas y degenerativas, entre otros, marcan claramente los signos típicos de una especie enferma en vías de desaparición.

La antigua tradición Oriental, con su visión del hombre como entidad energética (visión similar a la de la física cuantica), proporciona claves que el hombre actual, en este caso el médico o sanador, puede aplicar como elementos preventívos y terapéuticos.

La estimulación de puntos específicos del cuerpo con la intención de conseguir un efecto terapéutico concreto se ha utilizado durante miles de años en muchos sistemas de curación tradicionales. Son muchas las técnicas antiguas y modernas que se han aplicado a estos puntos con el fin de influir en la capacidad funcional del organismo para corregir las disfunciones físicas y energéticas.

La aplicación de presión física (digitopuntura), la inserción de agujas (acupuntura), el uso de ventosas, imanes o hierbas y aceites especiales son todos ellos métodos tradicionales habitualmente utilizados en sistemas terapéuticos orientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »